Imagen tomada de: http://congresodelospueblos.org/index.php/pueblo-en-lucha/ultimas-noticias/49-ultimas-noticias/402-asesinada-defensora-de-derechos-humanos-y-lidereza-del-macizo-colombiano

Comunicado publico

Como organización belga de solidaridad y cooperación, BroederlijkDelen expresa su consternación, rechazo y preocupación ante el asesinato de la dirigente campesina y defensora de derechos humanos  ADELINDA GÓMEZ GAVIRIA el día 30 de septiembre, en el municipio de Almaguer, en el sur del Cauca. El asesinato ha sido denunciado por el Comité de Integración del Macizo Colombiano (CIMA), organización campesina a la que pertenecía Adelinda Gómez, y la Red por la Vida y los Derechos Humanos del Cauca.

Adelinda Gómez, de 36 años de edad y madre de tres hijos, era una defensora de derechos humanos y lideresa campesina que dedicó su vida al trabajo comunitario, hacía parte del Proceso de Mujeres Maciceñas del CIMA y en el último tiempo impulsó, entre otras tareas, el Foro Minero y Ambiental en el municipio de Almaguer (febrero 2013) en el que participaron alrededor de 1.500 campesinos e indígenas.

Adelinda Gómez fue asesinada el día 30 de septiembre hacia las 8:30 p.m. luego de participar en una reunión de mujeres en la vereda Cortaderas del municipio de Almaguer, cuando se dirigía a su casa; ella y su hijo de 16 años fueron abordados por dos sicarios que les dispararon causando la muerte de Adelinda Gómez  e hiriendo de gravedad a su hijo WILSON PIPICANO. Adelinda Gómez había recibido amenazas telefónicas de muerte un mes atrás, relacionadas explícitamente a su lucha social por la defensa de su territorio frente a la gran minería.

Expresamos nuestra solidaridad con la familia de AdelindaGomez, la comunidad de Cortaderas y el proceso de Mujeres Macizeñas del CIMA.

Expresamos nuestra gran preocupación por la falta de garantías para la defensa de los derechos humanos en Colombia y en particular en el Cauca, donde, según la Red por la Vida y los Derechos Humanos del Cauca, ya han sido asesinados 14 lideres sociales este año, y otros 12 han recibido amenazas de muerte por su labor. Preocupa en particular los ataques contra lideres comunitarios que defienden los derechos colectivos de sus comunidades frente a poderosos intereses económicos.

Llamamos a la Fiscalía General a realizar una investigación inmediata y exhaustiva para determinar los responsables materiales e intelectuales de este asesinato y sancionarlos, y al gobierno a implementar las medidas necesarias para garantizar la defensa de los derechos humanos en Colombia.

Fuente: