Archive for enero, 2013


mali1

Efrain Chury Iribarne: En el arranque, quería consultarte sobre lo que viene sucediendo en el norte de África, en esta etapa del neocolonialismo que lo vemos no solo en Malí.

JP: Obviamente lo que los comentaristas llamaron la ‘primavera árabe’ ha terminado fortaleciendo el colonialismo. En Túnez, Egipto, los que dominan son políticos vinculados con los países de la OTAN.

Ahora, el caso fundamental, la punta de lanza, fue el ataque a Libia porque allí hubo una intervención directa de las fuerzas de Europa y Estados Unidos, con tropas beligerantes ocupando y destruyendo el gobierno secular y progresista de Muhamar Gaddafi. Y a partir de eso, desplazaron a más de un millón de africanos, gente de color, muchos fueron torturados, asesinados, mujeres violados. Fueron forzosamente desplazados a otros países, entre ellos a Malí.

Las fuerzas de resistencia en Malí actualmente no son sólo islamistas, sino que hay también muchos negros africanos desplazados por la OTAN de Libia. Entonces ahora, cuando empezó la guerra en Malí, con la invasión francesa, no se trata solamente de una guerra neocolonial; es una guerra abiertamente colonial. Y el ministro de Defensa del autotitulado gobierno ‘socialista’ francés dice: “Francia debe reconquistar Malí”.

Es decir, claramente, la principal fuerza actuante en Malí es el ejército francés con la meta de establecer la autoridad colonial del gobierno de Hollande.

Una cosa complicada en esto es que el gobierno francés no tiene el apoyo de la mayoría de la gente en Malí por varias razones. Principalmente porque son invasores con un antecedente terrible de pillaje, destrucción y autoritarismo. Segundo, porque la mayoría de las fuerzas de la resistencia está compuesta por islámicos y otros pueblos, como los Tuareg que trabajaban y vivían en Libia y ahora buscan reestablecerse en Malí.

Y el tercer punto que debemos entender, es que el levantamiento en Argelia, es un proceso de continuación de este conflicto. La toma de la refinería refleja una guerra constante de 20 años. En Argelia, en los años ’90 el partido islámico presentó candidatos y ganó las elecciones, pero con la ayuda de Francia anularon las elecciones, aplicaron un golpe militar y empezaron la persecución de los islámicos.

Hace muchos años que en Argelia están en guerra, 250 mil personas han muerto y la mayoría son víctimas de la persecución del gobierno.

Ahora este levantamiento en Argelia, la guerra en Malí, el conflicto que continúa en Libia, el gran descontento en Egipto y Túnez, es la segunda lucha, es la lucha contra el neocolonialismo donde Europa y los Estados Unidos tratan de imponer otra vez gobiernos reaccionarios y represivos.

Mucha gente está muriendo y vamos a ver una extensión de los conflictos que existen ahora en el Medio Oriente, las guerras de Afganistán, Irak, Siria, se extienden a África del norte y mucho más allá.

EChI: Venimos a nuestro continente, se nota una caída en la economía brasileña. ¿Cuáles son las causas?

JP: El hecho es que Brasil nunca tuvo ninguna dinámica interna, lo que funcionaba era el sector exportador, de soja y otras materias primas, como hierro y petróleo. Como consecuencia de eso, Brasil -en vez de diversificar y profundizar la industria- se quedó dependiente de las exportaciones primarias. Es un gran mito lo del crecimiento brasileño.

Yo afirmo que es mentira que los gobiernos de Lula Da Silva y de Dilma Rousseff bajaron la pobreza y la desigualdad. Una bolsa de familia de 60 dólares mensuales no soluciona ningún problema de pobreza, y mucho menos las grandes concentraciones de la riqueza.

En el caso de Brasil hay enormes fortunas escondidas en los offshore [paraísos fiscales]. Entonces los cálculos estadísticos que dicen que en Brasil ha bajado la desigualdad son mentira. En segundo lugar, el supuesto incremento del nivel de consumo de las clases populares, en gran parte es un mito, porque proviene de créditos y préstamos de corto plazo que no pueden sostener más allá de un tiempo limitado. Todos estos factores están actualmente en convergencia.

La capacidad de estimular la economía a través de la industria es muy débil por las importaciones y la falta de poder de compra de las grandes masas populares. La falta de una política industrial, la falta de un proyecto popular que podría incorporar a las grandes mayorías de la población, son razones por las cuales podemos decir que Brasil ya ha llegado al fin. Hoy es un gran centro de especulación, de inversionistas extranjeros que entraron para aprovechar las altas tasas de interés.

Pero ahora en 2013, con el estancamiento del año 2012, creo que Brasil ya ha pasado su punto de crecimiento dinámico. Si es que lo tenía, porque ese crecimiento dinámico era una ilusión funcionando en parte por una economía neocolonial, con exportación de materias primas e importación de bienes de lujo. Eso ya no tiene futuro en Brasil, aunque podríamos ver algunas imitaciones en otros países como Bolivia, Argentina y tal vez en Uruguay.

EChI: ¿Los vecinos van por el mismo camino?

JP: Si, pero con alguna diferencia. Las desigualdades en Uruguay no son iguales a las que hay en Brasil. Son graves, son profundas, importantes. Pero Brasil es otro mundo, es el país con mayor desigualdad, con un gran sector marginado que no podría ser un estímulo a la economía.

Creo que Uruguay también tiene otros sectores de ingreso como el turismo, el sector bancario, el lavado de dinero que está extendido y otras formas de diversificar. Creo que en Uruguay puede bajar la tasa de crecimiento, pero no en el grado que lo hará Brasil este año. Y eso solamente es un paliativo temporal, puede ser que el año próximo o más al futuro, Uruguay podría volver a pasar una crisis como en los primeros años de este nuevo siglo.

EChI: ¿En qué otros temas estas trabajando?

JP: Podríamos pasar a las elecciones en Israel, donde los sectores ultraderechistas, los partidos que favorecen la expulsión y el desplazamiento de los palestinos como el Likud (‘Consolidación’), el Yisrael Beytenu (‘Israel nuestro hogar’), el Habait Hayhudí (‘Casa Judía’) van a conseguir algo más del 55% de los fueros parlamentarios y tienen la aprobación del 63% de los encuestados.

Pero hay una contradicción: Mientras los judíos en Israel están votando por la ultraderecha, se quejan de los problemas sociales y económicos y culpan al mismo gobierno. No hay ninguna coherencia, van a votar por los partidos que van a perseguir una política más neoliberal, con más recortes sociales. Es una de las contradicciones e incoherencias entre los judíos en Israel.

Ahora ¿por qué hay tanto interés en las elecciones en Israel? Un pequeño país con unos cinco millones de votantes. Yo creo que la atención surge en que tiene su poder en los Estados Unidos a partir de los sionistas y a partir del manejo de la política externa norteamericana. Tienen por asociación esa capacidad de lanzar guerras contra los vecinos como Líbano, los palestinos y otros países.

Por eso centra tanto la atención, no hay nada excepcional en el votante israelí, al contrario, es una perversión, apoyando al racismo, al colonialismo, al militarismo, etc. Pero por asociación y manipulación de la política externa de los Estados Unidos, tiene una proyección internacional.

Ahora, ¿dónde están las izquierdas israelíes? Son muy minoritarias y no son muy coherentes tampoco. El Partido Laborista israelí ha perdidos mucho apoyo porque son cómplices de los asentamientos judíos. El grupo Meretz, que es el único partido realmente consecuente, tiene menos del 5% de los votos y los partidos árabes tampoco tienen mucha influencia, ya que en conjunto tienen menos del 10% de los votos.

Podríamos decir entonces que con el resultado de las elecciones en Israel, se van a profundizar los problemas de guerras en Medio Oriente, profundizar la expulsión de los palestinos y extender el período de gobierno del ultra Benjamin Netanyahu, asociado ahora abiertamente con fuerzas fascistas.

El segundo tema que quiero tocar es Colombia.

El alto al fuego unilateral de las FARC termina porque el gobierno de Juan Manuel Santos no aceptó una tregua bilateral; al contrario, ha seguido atacando y bombardeando los campamentos de las FARC y más que nada, atacando las comunidades campesinas, indígenas, donde las FARC tienen prestigio e influencias. Y las FARC aguantaron dos meses de ataques unilaterales del gobierno colombiano y declararon que si el gobierno no puede acomodar la paz, ellos vuelven a la guerra.

Es una mala señal el hecho de que el gobierno de Santos no quisiera firmar una tregua porque está pendiente la reforma agraria. Y las FARC dicen que hay 20 millones de hectáreas que podrían servir para atender las necesidades de los 4 millones de campesinos sin tierra. Pero el gobierno rechaza eso.

Lo que el gobierno colombiano pretende es una solución como la del Frente Farabundo Marti en El Salvador o como la de los guatemaltecos, donde los guerrilleros entregaron todo simplemente a cambio de ocupar diputaciones o alcaldías, pero son países donde las desigualdades de tierra, de poder, de riquezas, sigue exactamente igual o peor que antes. Las FARC no aceptan eso, las FARC no se van a entregar ni van firmar un documento simplemente para dedicarse a la política electoral, como el Farabundo Martí, para llegar a la Presidencia y gobernar en nombre de las multinacionales y en confabulación de los grandes terratenientes.

Eso no va a pasar en Colombia. La ilusión de Santos y del Departamento de Estado norteamericano, de que podrían repetir en Colombia lo que pasó en Centroamérica, es un error estratégico.

Deben aceptar que si quieren conseguir paz, tienen que conseguirla a partir de justicia social, que empezará en primera instancia con una reforma agraria, lo que va a afectar a los grandes poderes ganaderos y los grandes especuladores de la tierra, que son una fuerza importante en el gobierno.

Entonces el gobierno de Santos tiene que decidir si va a continuar la guerra, las FARC están a esa altura. Y si quiere sentarse para empezar un camino de paz con justicia social empezando con la reforma agraria, la paz es factible.

No deben pensar que las FARC unilateralmente se van a desmovilizar, desarmar y olvidar del pueblo. En cambio, las FARC convocan a los foros populares, a las organizaciones de masas a intervenir en estas negociaciones. Esto no es sólo la cúpula de una organización pactando con un gobierno reaccionario como pasó en Centroamérica. Tenemos que decirlo en forma categórica, eso no va a pasar en Colombia.

 Ahora, las últimas dos cosas que quiero comentar, son simultáneas.

Barack Obama está inaugurando su segundo período de gobierno, va a jurar públicamente frente a unas quinientas mil personas en Washington, un tercio de lo que hubo durante su primer Presidencia. Hay un desencanto bastante fuerte. Pero también es el día en el que se celebra el cumpleaños de Martin Luther King que es el 15 de enero, pero aquí se celebra con un feriado el tercer lunes de enero.

Quiero enfatizar la gran distancia que existe entre Barack Obama y Martin Luther King, porque Obama y todos los políticos siempre hablan de Luther King como un gran americano, ciudadano, representante de la Justicia, pero en los hechos lo niegan. Martin Luther King estaba contra la guerra colonial en Vietnam, mientras Obama está apoyando todas las guerras en todas partes, empezando con Afganistán y continuando ahora con Mali y otros países como Siria.

Martin Luther King intervino para apoyar a los huelguistas en las luchas, particularmente a los empleados públicos; mientras que Obama está negando el derecho de los sindicatos a hacer huelgas en el sector público.

Finalmente, Martin Luther King era un vocero para todas las minorías -negros, hispanohablantes, etc.-; mientras que Obama no ha hecho nada para apoyar a los inmigrantes, ni a los hispanoparlantes ni a los negros y demás.

Entonces, a pesar de que la gente compara a Barack Obama y Martin Luther King, son dos personas con trayectorias opuestas. Y los liberales aquí, los llamados progresistas, que dicen que Luther King es su héroe, se olvidan que el presidente Kennedy tenía a la Policía Federal vigilando a Martin Luther King, controlando su teléfono, sus actividades y persiguiéndolo porque tenía asesores de izquierda, personas socialistas y otros. Por eso debemos descalificar la opinión de los liberales que apoyaron a Martin Luther King muerto, pero no en la vida y la práctica.

EChI: Debo felicitarte por esto, Petras.

JP: Bueno, es algo que debemos enseñar a la juventud, porque aquí en Estados Unidos siempre celebran los progresistas y las vanguardias, cuando muere Martin Luther King, Malcolm X y todas las personas que luchan. Pero mientras luchan, los gobernantes y los liberales, conservadores, están en contra. Cuando mueren empiezan a decir que son grandes personalidades norteamericanas.

Finalmente quiero mencionar que aquí entre los mitos sagrados está Franklin Delano Roosevelt, presidente en los años ’30 y ’40. Y ahora los políticos, tanto demócratas como republicanos, están en proceso de eliminar sus principales programas. Por ejemplo, el Senado está considerando subir la edad de jubilación a 70 años, de 65 a 70 años; y el seguro social de 67 a 70.

¿Cuántas personas van a morir antes de cobrar el seguro social que pagaron por 50 años? El mensaje es trabajar hasta morir y no tener tiempo de ocio para caminar por las playas o pasar tiempo con los nietos. Aquí la política de Roosevelt está en retroceso, precisamente por los políticos que siempre celebran la herencia de Roosevelt. Es otra de las hipocresías que circulan en estos países.

Audición de James Petras por CX36 del lunes 21 de enero de 2013, Radio Centenario desde Montevideo (Uruguay). http://www.radio36.com.uy/
Fuente: CONTRAINJERENCIA - correo@contrainjerencia.com
Anuncios

mane

ENTREVISTA A BORIS DUARTE[1], VOCERO NACIONAL DE LA MESA AMPLIA NACIONAL ESTUDIANTIL (MANE)

“Para este semestre tenemos una agenda

 bastante nutrida y dinámica,

cargada de movilizaciones locales y nacionales” 

Nota de prensa: COLOMBIA INFORMA – Agencia de comunicación de los pueblos –

Colombia Informa: ¿Qué ha pasado con la educación superior en Colombia desde el paro nacional estudiantil del 2011?

Boris Duarte: Seguramente muchas personas han escuchado acerca de la crisis que enfrenta hace tiempo la educación superior en Colombia, incluso el gobierno ha reconocido públicamente los graves problemas que hoy afectan al sector educativo y la urgencia de resolverlos. Concretamente estos son: la asfixia presupuestal, la pésima calidad académica en comparación con otras universidades de América Latina, el alza de las matriculas, la falta de cupos y la deserción, el estado de deterioro de la planta física en muchos campus, la corrupción y las contantes violaciones de derechos humanos, problemas que dejaron en las últimas décadas las medidas adoptadas por el Estado colombiano en materia educativa.

Lamentablemente, lo que ha pasado recientemente, es que la situación de la educación ha empeorado y la crisis tiende a empeorar. El gobierno le ha incumplido al movimiento estudiantil y al país, le sigue haciendo “conejo” a la educación. Es preciso señalar por ejemplo, que en octubre del año pasado, casi un año después de la suspensión del paro nacional de 2011, varios congresistas de la “Unidad Nacional” que acompaña la gestión del gobierno del presidente Santos, iniciaron de manera desconsiderada el trámite legislativo en el Congreso de la República de todo un paquete de reformas lesivas para la educación. Otro hecho que nos preocupa y que tiene que ver con el incumplimiento del gobierno, es la reciente reforma tributaria que desconociendo el sentido y propósito de los aportes parafiscales los elimino de un tajo, afectando así la financiación de instituciones cuya retribución social a la clase trabajadora es invaluable como el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).  Uno se pregunta ¿Dónde quedaron las “plenas garantías” para la discusión de la reforma académica que anuncio la ministra Campo antes de la suspensión del paro nacional estudiantil?

Por otro lado, con respecto a la asfixia presupuestal que enfrentan las universidad públicas en Colombia, la MANE y los rectores del Sistema Universitario Estatal (SUE)  coinciden en que el déficit anual está por encima del billón de pesos y el gobierno descaradamente aprobó para este año un aumento irrisorio de tan solo 100 mil millones de pesos, en los aportes a la educación superior.  Hay que decir que este es un déficit que se ha ido acumulando por lo menos en los últimos 20 años y por lo tanto además del incremento anual de un billón de pesos que exige la MANE se requiere en este momento una fuerte inversión, para que la universidad pública se ponga al día y este en capacidad de responder a las verdaderas necesidad del sector. Según los rectores, esta inversión alcanzar por lo menos 9.7 billones de pesos. En lo que se refiere a la planta física lo que podemos decir es que las universidades se están viniendo al piso literalmente; uno de los casos más sonado es el de la Universidad Nacional ya que 62 de sus 152 edificios están en grave riesgo de colapsar, según una publicación del periódico el Espectador, en el 2012.

En materia de cobertura la situación también es preocupante. Cifras oficiales del Sistema Nacional de Información de Educación Superior (SNIES), hoy se quedan por fuera de la universidad por lo menos 2.5 millones de jóvenes, esto es el 60% de la demanda, sin considerar el problema de la deserción que afecta como siempre a la población con menor capacidad adquisitiva pues 7 de cada 10 jóvenes no tienen garantizado su derecho a la educación. Esta crisis, como lo hemos demostrado de múltiples maneras y en múltiples escenarios los estudiantes y la comunidad educativa en su conjunto, es el resultado de las políticas de privatización y mercantilización que han implementado los distintos gobiernos en las últimas décadas en su afán de generar y acumular capital a costa de la clase trabajadora, y que el gobierno del presidente Santos insiste en profundizar según su idea del desarrollo, sustentado en el despojo de tierras y territorios a las comunidades y en la perdida de la soberanía nacional a favor del gran capital trasnacional.

Por otra parte, la MANE no ha reparado en denunciar todos estos problemas y en convocar a la movilización social. En respuesta el Estado ha adoptado un sin número de medidas represivas como la ley de seguridad ciudadana, que condena el derecho constitucional a la protesta social y en muchas otras ocasiones ha hecho uso injustificado y desmedido de la violencia. La situación de derechos humanos al interior de la comunidad académica es entonces alarmante, las detenciones arbitrarias, los falsos positivos, los despidos injustificados, las sanciones disciplinarias, la criminalización del movimiento estudiantil e incluso el asesinato de estudiantes, son el pan de cada día.

C. Informa: ¿Qué ha estado haciendo la mane desde entonces?

 B. Duarte: El movimiento estudiantil cumpliendo la palabra empeñada en 2011, no ha cesado en sus esfuerzos por construir de manera amplia y democrática una propuesta de educación superior que resuelva la crisis financiera, política y académica de la educación púbica en Colombia. Durante todo este tiempo fueron convocadas incontables reuniones de trabajo, de estudio y debate para consolidar dicha propuesta, que hoy podemos decir se encuentra bastante avanzada. Dentro de los encuentros más importantes, después de la suspensión del paro nacional, quiero resaltar la realización de 4 plenarios nacionales de la MANE con una participación promedio de 2000 compañeros y compañeras de todas las instituciones de educción superior públicas y privadas del país, la gran cantidad de reuniones de trabajo local en más de 100 universidades e instituciones de educación superior, las constantes reuniones de intercambio con profesores y múltiples organizaciones sociales, y todos los esfuerzos de coordinación que diariamente vienen haciendo las comisiones académica, de comunicación, de derechos humanos y de vocerías nacionales. Todo este trabajo nos ha permitido ir cumpliendo la tarea, y hoy contamos con el borrador de una nueva ley de educación superior, una propuesta bastante avanzada.

 C. Informa: ¿Cuál ha sido la relación de la MANE, el gobierno y el Congreso de la República?

B. Duarte: Después de la reunión convocada en marzo del año pasado por la MANE, otras no han tenido lugar otras con el gobierno nacional. En aquella oportunidad la comisión nacional de vocerías le dio a conocer al gobierno la propuesta metodológica del movimiento estudiantil para la construcción democrática de una nueva ley de educación, y en la que presentó 4 exigencias básicas para evitar el quiebre de la universidad y para poder garantizar un proceso de reforma a la educación ampliamente participativo y democrático.

Es importante decir que la MANE no busca diálogos a puerta cerrada, ni tampoco se quiere precipitar a actuar en escenarios de negociación o concertación donde no se cuente con garantías reales. Más bien hemos sostenido durante todo este tiempo un debate público alrededor del problema de la educción con el gobierno y con otros sectores, hemos, por ejemplo, participado en muchas discusiones convocadas por el Congreso de la República en las que hemos confrontado nuestras razones y nuestros argumentos con los de la Ministra, y hemos desmentido las acusaciones y los ataques de un gobierno que todo el tiempo ha desconocido nuestra voz y deslegitimado nuestra propuesta, esto para no ahondar en la “guerra sucia y silenciosa” que nos ha declarado y en la que ha tratado de dividir y criminalizar a la MANE y al movimiento estudiantil en su conjunto.

Con el Congreso de la República la cosa no es diferente, ustedes saben que esta es una institución en la que no confiamos muchos colombianos, y no es para menos, pues escándalos como el de la parapolítica, la reforma a la justicia, la corrupción, y el tráfico de influencias entre otros, hacen que existan dudas entre la población a la hora de poner en las manos de estos señores su futuro. A finales del año pasado los voceros nacionales fuimos convocados por la presidencia del Senado a participar en una mesa de concertación de la reforma a la educación superior, pero por lo dicho antes y por no ser este un mandato expreso de la MANE, sencillamente no participamos.

Sin embargo esperamos que a futuro, todas las instituciones del Estado que tienen velas en este entierro, se dispongan a trabajar y a ofrecer garantías, como ordena la Constitución, para que el movimiento estudiantil y la ciudadanía en general puedan avanzar democráticamente hacia una reforma educativa que ponga fin a la crisis que la tiene moribunda.

 C. Informa: ¿Ya está casi lista la propuesta de educación superior de la MANE, qué se viene para el 2013?

B. Duarte: Lo que tenemos para el primer semestre del año es muy importante, es una agenda bastante nutrida y cargada de mucha dinámica de movilización local y nacional. Así mismo, durante lo que queda de este mes de enero y hasta Marzo trabajaremos para recoger los aportes finales a la propuesta de nueva ley que hemos venido construyendo, y nos esforzaremos más por dar a conocer a quienes todavía no la conocen, esta propuesta. En este sentido se espera que el documento final esté listo en el mes de abril, para ser sancionado los días 20 y 21 de abril en una jornada histórica para el estudiantado y el pueblo colombiano.

Dentro de las fechas más relevantes en esta agenda de trabajo tenemos la del 21 de marzo; para esta día la MANE tiene convocada una marcha y jornada masiva a nivel nacional en la que el movimiento estudiantil reivindicará el derecho a una educación pública gratuita, de calidad y al servicio de las necesidades del pueblo. Para el 18 y 19 de mayo ha sido programada otra jornada de suma importancia, esta vez convocando un encuentro organizativo como escenario de confluencia de esfuerzos por discutir y fortalecer los procesos organizativos de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil.

 *Conozca el primer borrador del articulado de ley de educación superior, que pretende básicamente establecer un nuevo marco normativo para la misma desde su reconocimiento como derecho fundamental y bien común.

 Fuente: Agencia Colombia Informa - informacion@colombiainforma.info

[1] Vocero nacional de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE) y estudiante de la maestría de estudios políticos Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Colombia.

familiares presos politicos

Parte VI del Dossier: Colombia y sus miles de presos políticos silenciados *

Por Azalea Robles

alida arzuaga

“Alida Arzuaga, de 9 años, fue víctima de

desaparición forzada, tortura y homicidio.

Según testimonios el atroz crimen fue cometido por parte de paramilitares

 y posiblemente de integrantes de la Fuerza Pública contra el padre de la menor,

quien se encontraba preso(…)

Estos hechos permiten evidenciar el tratamiento que

reciben los presos políticos en Colombia,

quienes además de soportar el encarcelamiento,

sufren también el injusto ensañamiento de las estructuras paramilitares

y oficiales contra sus familiares.”

 Equipo Jurídico Pueblos

CONTENIDO DE LA PUBLICACIÓN:  

1. Introducción

2. Torturas, desaparición y asesinato de familiares de presos políticos

3. Conclusión: La tortura como mecanismo de control social

familiares

Texto completo en digital:  TORTURA CONTRA  FAMILIARES DE PRESOS POLÍTICOS ES MENSAJE DEL TERRORISMO DE ESTADO

Este texto es a la vez un texto autónomo y la VI Parte del dossier Colombia y sus miles de presos políticos silenciados que abarca el contexto de intereses económicos y la represión política correlativa, los montajes judiciales, las condiciones de tortura a las que son sometidos los presos políticos, la invisibilización del drama y lo que su existencia pone de manifiesto.

Para consultar las demás partes del Dossier[1], y para ver las notas completas, en caso de no tenerlas aparentes en esta publicación: www.azalearobles.blogspot.com

Fuente: A. Robles - azalearobles@gmail.com