Por: Junta Patriótica Nacional

El presidente Juan Manuel Santos en su discurso de posesión anuncio estar dispuesto a abrir la puerta de la paz, pero durante estos dos años de período presidencial no ha hecho otra cosa que mantener la estrategia de guerra. En contraste, las organizaciones sociales y populares que confluyen en distintas plataformas de unidad como la Marcha Patriótica, hemos alzado la bandera de la solución política al grave conflicto que vivimos los colombianos y de forma terca Santos permite que siga el desangre.

Lo que estamos viviendo en el departamento del Cauca es la manifestación de una bomba de tiempo provocada por la testaruda política de Guerra de los distintos gobernantes. Desde años atrás hemos advertido el cansancio por una guerra hecha por las fuerzas militares a nombre nuestro, supuestamente por nuestra seguridad, cuando es la misma política militar la que nos produce mayor inseguridad, siendo puerta de entrada a las políticas económicas y sociales que garantizan el despojo de nuestros territorios campesinos, indios y negros, llevándonos como desplazados a engrosar los cinturones de miseria en las ciudades.

Como en otras zonas de la geografía colombiana, los sectores sociales y populares del Cauca se encuentran hartos de protestar y hacer llamados al gobierno nacional para que se siente a dialogar, como primer responsable ante la Constitución Política y los tratados internacionales de garantizar el derecho fundamental a la paz. Ante este llamado democrático la respuesta son los oídos sordos del mandatario y más violencia, por lo que de manera legítima y amparados en la misma Constitución, las  comunidades caucanas exigen su derecho a la paz y han decido expulsar de sus territorios a quien provoca la confrontación armada.

Hacemos evidente una vez más que existe la tendencia a generalizar en todo el territorio nacional estas acciones de paz, ya que las gentes del común, quienes vivimos a diario el conflicto, sabemos y hemos asumido que la responsabilidad de la paz está en nuestras manos, por lo que haremos lo necesario para marchar hacia la solución política del conflicto.  Si el gobierno nacional no entiende la exigencia de diálogo político para resolver el conflicto hecho desde las comunidades locales, articuladas en lo nacional en el movimiento político y social, tendrá que dar un paso al costado y permitir que un nuevo gobierno popular y democrático cumpla con el llamado que hacemos desde el campo de lo popular y lo alternativo. Presidente Santos: su guerra fracasó.

Quienes instigan la guerra lo hacen desde clubes sociales, casinos militares, palacios de gobierno y estudios de grabación de grandes medios de comunicación. Ninguno de ellos va al campo de batalla; desde lejos ven y dirigen la guerra, promoviéndola desde lejos para mantener los privilegios económicos y sociales que les da su posición dominante.

Se equivoca una vez más el gobierno nacional al criminalizar y reprimir estas acciones de paz de las gentes del común. Rechazamos y demandamos al gobierno por su responsabilidad política y jurídica por los campesinos e indígenas asesinados y heridos en las acciones adelantadas el día de hoy en el Departamento. Si el gobierno aún no se siente con la capacidad para superar la guerra y avanzar en un proceso de paz, le demandamos aceptar el retiro de las estaciones y tropas militares de los centros poblados, sus bienes protegidos y de la misma población civil, lo que por Constitución está obligado a cumplir, estipulado además en el Derecho Internacional Humanitario.

Las comunidades campesinas, indígenas y afrocolombianas del Cauca son ejemplo digno de constructores de paz, como muchos en otros lugares del país; consideramos que la paz es nuestro objetivo y por lo tanto somos parte integrante de su búsqueda.

El nivel de organización y de conciencia de las comunidades caucanas es conocido por toda la opinión pública. Lo que estamos encontrando en esta zona del país son proyectos sociales y políticos construidos desde la base de la sociedad que buscan el reconocimiento étnico, social, económico, político y cultural, a evidenciarse en el derecho concreto a la paz con justicia social. Con estos proyectos nos contraponemos a las aspiraciones guerreristas que hoy se materializan en los planes de consolidación militar.

Viendo el avance del caminar de la palabra en la Minga Social y Popular y la construcción de la Segunda Independencia de la Marcha Patriótica, saludamos a la Minga por la Paz, resaltando que nos une nuestro anhelo a la paz con justicia social. Es la hora del cambio, es la hora de los movimientos sociales, es la hora de la unidad, de estar juntos en Minga y en Marcha por la paz y la solución política.

Toda la Marcha Patriótica se solidariza con la resistencia indígena, campesina y negra en el Cauca, en especial las resistencia contra la guerra en Caloto, Miranda, Toribío, Jámbalo, Caldono y Argelia. Somos parte de esta lucha, no somos ajenos al Cauca, porque en el Cauca también estamos en Marcha; consideramos que no habrá paz en Colombia sin paz en el Cauca y para ello el “Diálogo es la Ruta”. La vía de la solución política es la única garantía para lograr paz efectiva y duradera, ya que se trata de resolver los graves problemas económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales que dan origen y continuidad a la confrontación armada. La lucha que hoy vemos en el Cauca es una lucha por la paz.

Llamamos al pueblo en Marcha, a estar alerta y a continuar con las actividades programadas; la coyuntura política que se provoca a raíz de la acción por la paz en el Cauca ambienta nuestra legitimidad en los pasos fuertes y seguros organizativos que estamos dando, como lo son la Constitución de los Consejos Patriótico Departamentales en el marco de la conmemoración del grito de la independencia este 20 de julio. Invitamos a todos y todas a levantar pancartas y mensajes los días de las manifestaciones públicas de nuestro Movimiento llamando una vez más a la solución política y en solidaridad efectiva con nuestros hermanos Caucanos.

Hemos puesto en Marcha nuestro Corazón. Seguirá en Marcha la Esperanza, para alcanzar en Marcha la Dignidad. Está en Marcha la Solución Política. 

Fuente: http://www.marchapatriotica.org/index.php?option=com_content&view=article&id=667:-el-conflicto-social-y-armado-se-soluciona-por-la-via-politica-el-guerrerismo-fracaso&catid=37:en-la-marcha&Itemid=94