Junio 12 de 2012

Desde hace tres meses el ejército colombiano

ha intensificado  violaciones de derechos humanos

contra los campesinos de Miranda en el norte del Cauca.

Maltrato sicológico, verbal y físico, han sido una constante, como lo denuncian los informes de la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes, con casos tan alarmantes que incluyen la tortura y el homicidio[1]. La gravedad de las violaciones a los campesinos y al Derecho Internacional Humanitario son demasiado preocupantes; prueba de ello es el abuso de poder e imposición por medio de las armas de la Brigada Móvil No. 28 de la Fuerza de Tarea Conjunta Apolo, la cual invadió propiedad privada de los campesinos e instaló una base militar en la vereda de Calandaima, sin permiso alguno de sus dueños.

Pero este tipo de hechos no solo ocurren en Miranda.  Municipios como Pradera y Florida en sur del Valle del Cauca, y otros municipios como Caloto, Toribío y Corinto en el norte del Cauca, reportan casos similares: ocupación de viviendas, destrozos materiales, señalamientos, amenazas, detenciones arbitrarias, y utilización de la población civil como escudo humano, son denuncias constantes contra el ejército[2], violaciones frente a las cuales el ejército niega y gobierno de Colombia calla, evidenciando el accionar sistemático de violaciones a los derechos humanos que caracteriza al gobierno dentro de conflicto social y armado que vive el país.

Y a raíz de este accionar del gobierno, cerca de 1.500 personas entre indígenas y campesinos decidieron recuperar sus tierras de manos del ejército. El 8 junio se desplazaron a la finca de la vereda Calandaima donde la Brigada Móvil No. 28 mantiene tomada, a través de las armas, los predios de los campesinos. El ejército se niega a desocupar la finca de los campesinos, mientras que los campesinos permanecen en la zona hasta que el gobierno colombiano ordene la retirada de las fuerzas militares de las tierras de la comunidad.

El caso de Miranda actualmente se encuentra en estado crítico. Desde el pasado 22 de mayo, al menos unas 700 personas de distintas veredas se desplazaron al casco urbano del municipio por combates sostenidos entre el grupo insurgente de las FARC y las fuerzas militares que utilizan como escudo humano a la población civil; el ejército colombiano ha ocupado viviendas, escuelas, puestos de salud, y también ha disparado contra la población civil.

Por este motivo distintas organizaciones de derechos humanos denuncian al Estado colombiano por la violación sistemática a los derechos humanos de la población civil en los departamentos del Valle y Cauca, y hacen un llamado a la comunidad internacional para que exijan al gobierno de Colombia, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, la retirada inmediata de la base militar impuesta por la Brigada Móvil No. 28 de la Fuerza de Tarea Conjunta Apolo, instalada en predios de la comunidad campesina. De igual manera piden su solidaridad y apoyo para la comunidad desplazada del municipio de Miranda que no cuenta con una atención humanitaria adecuada para situaciones de conflicto armado interno.

 COMISIÓN DE COMUNICACIONES

Movimiento Político y Social Marcha Patriótica

Suroccidente Colombiano

Link relacionado:

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DEL MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA

DENUNCIA PÚBLICA – RED DE DERECHOS HUMANOS “FRANCISCO ISAÍAS CIFUENTES – ”: Departamento del Cauca. Municipio de Miranda. 10 de Junio de 2012. En desarrollo de acciones militares arbitrarias ocupación arbitraria de bienes civiles, hostigamientos, amenazas y señalamientos en contra de campesinos e indígenas y defensores de Derechos Humanos en el Municipio de Miranda y a los integrantes del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica.

Lectura en digital: DENUNCIA 10 JUNIO – Municipio de MIRANDA


[1] Ver denuncia pública del 5 de junio de 2012 de la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes sobre el municipio de Miranda. http://www.reddhfic.org/
[2] Informes de la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes. http://www.reddhfic.org/