PIE DE FOTO: Camilo Acero, de la Unión Sindical Obrera del Meta, cuando concedía declaraciones a PARÉNTESIS, el miércoles 23 de mayo de 2012, en la entrada de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Bogotá. (Foto: Alex Franco).

“Pareciese que Pacific Rubiales

fuera una república independiente

 que legisla sus propias leyes”,

sostiene Acero.

 Reveló que hace poco llegó un mensaje

 a uno de los dirigentes de la USO en el Meta que decía:

 “Sindicalista miliciano,

 si sigue aquí en Puerto Gaitán

vamos a llenar las calles de sangre”.

Entrevista a CAMILO ACERO, de la Unión Sindical Obrera, USO-Meta

Por LUIS ALFONSO MENA S. (*)

Camilo Acero, asesor jurídico de la Unión Sindical Obrera, USO, del departamento del Meta, denunció que luego de las luchas libradas por los trabajadores en Campo Rubiales contra los abusos de Pacific Rubiales Energy, la multinacional canadiense ha despedido aproximadamente a cuatro mil obreros.

Acero fue uno de los primeros activistas sindicales que intervino en el Tribunal Mundial de Libertad Sindical realizado entre el 22 y el 25 de mayo en Bogotá, para sustentar las denuncias respecto de la verdadera situación en Campo Rubiales.

Según reveló, la empresa tiene un sindicato de bolsillo denominado Utem, afiliado a la CGT, que le hace el juego a Pacific Rubiales en su persecución contra los afiliados a la USO, y sostuvo que la población se burla de la propaganda engañosa que la empresa paga en los grandes medios de comunicación del país.

Acero, quien fue dirigente estudiantil, se hizo abogado, se vinculó a las comunidades campesinas del departamento del Meta y ahora presta sus servicios a la causa de los trabajadores, habló con PARÉNTESIS.

–Pacific Rubiales ha lanzado una ofensiva publicitaria en los grandes medios de comunicación para hacer creer que todo allí está normalizado. ¿Cuál es la verdadera situación de los trabajadores de la multinacional?

–La actualidad es cruel. Nosotros vemos como la multinacional, después de haber creado unos escenarios junto con el Gobierno Nacional, lo que hace es engañar a la organización sindical. Empezó a despedir masivamente a todos los trabajadores afiliados a la Unión Sindical Obrera, USO. En menos de dos meses despidió alrededor de cuatro mil trabajadores afiliados, no hubo ningún acuerdo en las mesas de negociación y lo que tenemos al final es que todos estos trabajadores, que alguna vez participaron en el cese de actividades que se hizo en Puerto Gaitán o que se afiliaron a la organización sindical, en este momento tienen restricciones de ingreso a Campo o han sido vetados por esta multinacional y se les impide volver a trabajar en estos campos petroleros.

–Usted ha denunciado en el Tribunal de Libertad Sindical que hay un sindicato patronal que está torpedeando el libre ejercicio de la organización sindical en connivencia con la empresa…

–Si, la denuncia es clara: es un sindicato que se llama la Utem, auspiciado por la CGT, que trabaja de la mano con Pacific Rubiales Energy. Ellos hacen acuerdos, se burlan de los afiliados a la organización sindical y les dicen que la única forma de que ellos puedan volver a trabajar en esos campos petroleros es afiliándose a la Utem y desafiliándose de la USO, o sea que mantienen un control de esta forma y Pacific Rubiales a la vez alardea de que respeta el derecho a la asociación dado que tiene a lo interno de su empresa un sindicato que es la Utem.

–¿Y este sindicato está agrupando a qué cantidad de trabajadores?

–La gran mayoría de los trabajadores de Pacific Rubiales están afiliados a la Utem porque es el requisito fundamental para que estos trabajadores puedan ingresar a laborar, de lo contrario si no se afilian a la Utem no van a tener esa posibilidad de trabajar.

–¿Ha habido amenazas contra dirigentes sindicales?

–Si, claro, nosotros en el municipio de Puerto Gaitán recibimos varias amenazas, el propio Henry Jara, presidente de la USO-Meta, fue amenazado de muerte estando en un hotel, varios líderes sindicales en Puerto Gaitán han recibido amenazas de muerte. El 10 de mayo un compañero dirigente sindical fue amenazado de muerte por medio de un mensaje de texto en el que le dicen: “Sindicalista miliciano, si sigue aquí en Puerto Gaitán vamos a llenar las calles de sangre”. En fin, las amenazas han sido permanentes contra los líderes sindicales y la comunidad que está protestando por las condiciones degradantes a las que tiene sometida la multinacional a la población.

–¿Cuál es la posición del Gobierno de Puerto Gaitán en relación con el conflicto que se ha generado ahí?

–Hay una complicidad entre el Gobierno Municipal, el Gobierno Nacional y la multinacional Pacific Rubiales Energy. Ellos no hacen absolutamente nada, simplemente dejan que la multinacional opere como si fuese un país dentro de otro país, pareciese que Pacific Rubiales fuera una república independiente, la cual crea y legisla sus propias leyes y ellos siguen trabajando normalmente. La violación de la soberanía nacional sigue.

–¿Y la actitud de la Fuerza Pública cuál es?

–Apoya a Pacific Rubiales. Lo que es la Sijin en Puerto Gaitán, lo que es la Policía Nacional y el Ejercito Nacional trabajan de la mano con la empresa Supervisión, que es la empresa de seguridad de Pacific Rubiales dentro de los campos petroleros. Entonces ellos se confabulan. Es más, cuando nosotros íbamos a ingresar al Campo, la Policía era la que hablaba con la seguridad de Pacific Rubiales y entre ellos miraban cómo torpedeaban el ingreso al Campo botando balastro, haciendo trochas para que las camionetas no pudieran ingresar al Campo.

–¿Cuál es la posición de los pobladores de Puerto Gaitán y de las comunidades vecinas?

–De rechazo a estas políticas represivas de la multinacional. La comunidad se ha estado movilizando, la vereda Rubiales ha venido colocando su voz de protesta. En Puerto Gaitán hay un rechazo rotundo, pero hay miedo frente al accionar de la multinacional, dado todo lo que se ha visto en amenazas de muerte, en restricción al Campo, se ha visto como la multinacional compró unos trabajadores, entonces hay un temor profundo. Además, en los últimos meses en Puerto Gaitán se han visto cantidades de muertos, que no tienen nada que ver con la organización sindical, pero hay un ambiente crudo porque ha habido muchas muertes a mano armada.

–¿Ustedes tienen cifras sobre el costo total de la inversión de Pacific Rubiales en su ofensiva publicitaria en los medios de comunicación?

–Es una ofensiva mediática engañosa, es un engaño que le están haciendo a todo el pueblo colombiano dado que es latente, es visible como se han violado los derechos laborales y derechos fundamentales a nuestros pobladores, a nuestra comunidad en general, a la clase trabajadora. Los mismos trabajadores se ríen cuando escuchan esta publicidad. Allá en Puerto Gaitán nos manifestaron los trabajadores que se burlaban de como Pacific Rubiales engaña a la comunidad y como no hay una vigilancia por parte del Gobierno y de instancias internacionales que verifiquen realmente esta publicidad que está haciendo Pacific Rubiales. Lo que van a encontrar es que toda esta publicidad es un engaño.

–¿La gente que participa en esta publicidad que se transmite por televisión realmente habita allí?

–Lo que podemos decir es que las personas que están allí tienen que ser muy cercanas a la multinacional y la gente que habló en un momento tuvo que haber sido pagada, porque las condiciones en Puerto Gaitán son deplorables, allá la comunidad está harta de Pacific Rubiales, de la inversión mínima que hace. Lo que hace es aumentar los controles, la libre locomoción es violada. La comunidad está a punto de reventar.

–¿Al interior del campo petrolero cual es la situación? ¿Siguen los hacinamientos, sigue la falta de salud?

–A partir de todo el trabajo que hicimos nosotros de visibilizar todas estas violaciones y este trato tan inhumano que tenían hacia los trabajadores, dentro del Campo se han visto algunas mejores, pero no es suficiente. Nosotros vemos que derechos como el de asociación todavía se siguen violando y hay algunas condiciones de salud ocupacional que aún siguen en mal estado.

–¿Por qué Pacific Rubiales proscribe el ingreso de todos aquellos que estén sindicalizados y les ordena a los subcontratistas que los saquen, así les tengan que pagar sus salarios hasta que terminen sus contratos?

–Es claro que los trabajadores afiliados a la USO son organizados, no toleran las injusticias, las violaciones y ellos saben que un trabajador que ingrese con capacidad de movilizar obreros, de hablarles y explicarles o, por lo menos, dar esa luz para empezar a generar un trabajo interno, ellos saben que les va a costar muchísimo porque al final ellos nunca atienden los llamados pacíficos de los trabajadores, sino que éstos tienen que ir al cese de actividades para que la multinacional atienda sus reclamos. Ellos saben lo que les va a costar diariamente un cese de actividades en Pacific Rubiales, estamos hablando de 25 millones de dólares diarios.

(*) Director del periódico PARÉNTESIS, de Cali, Colombia.
 Fuente: www.parentesiscali.blogspot.com