“Pueblo indolente, cuan distinta seria hoy nuestra suerte, si conociéramos el valor de la libertad. Pero aun hay tiempo mírenme aunque mujer y joven me sobra valor para sufrir esta muerte y mil muertes mas”.

Policarpa Salabarrieta. 14 de noviembre de 1817.

Hoy 8 de marzo de 2012, mundialmente se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Además de unirnos a la conmemoración, no podíamos pasar inadvertido el hecho de señalar que sus raíces están impregnadas de un alto contenido histórico que se refiere a las mujeres como artífices de la historia y sus luchas por espacios reales de participación y por mejores condiciones de vida en una sociedad donde una minoría es la causante de la exclusión, la desigualdad, la violencia y la opresión.

La idea de un día internacional de la mujer surgió al final del siglo XIX; partiendo de quien desconoce su historia esta condenada a repetirla, se ofrece a continuación una breve cronología de los acontecimientos más destacados:

  • 1909, de conformidad con una declaración del Partido Socialista de los Estados Unidos de América el día 28 de febrero se celebró en todos los Estados Unidos el primer Día Nacional de la Mujer, que éstas siguieron celebrando el último domingo de febrero hasta 1913.
  • 1910, en la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague (Dinamarca), proclamó el Día de la Mujer, de carácter internacional como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento. No se estableció una fecha fija para la celebración.
  • 1911, como consecuencia de la decisión adoptada en Copenhague el año anterior, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez (el 19 de marzo) en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, con mítines a los que asistieron más de un (1) millón de mujeres y hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Menos de una semana después, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes italianas y judías, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.

  • 1913-1914, en el marco de los movimientos en pro de la paz que surgieron en vísperas de la primera guerra mundial, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último domingo de febrero de 1913. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con las demás mujeres.
  • 1917, como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda de “pan y paz”. Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la hicieron de todos modos. El resto es historia: cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero, según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, el 8 de marzo, según el calendario gregoriano utilizado en otros países.

Durante mucho tiempo, el mundo capitalista desconoció este día, pues pasaba inadvertido en la mayoría de naciones. Sólo hasta 1975 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoce formalmente el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. Anteriormente sólo se celebraba en los países del bloque socialista, donde se enaltecía el papel de la mujer en la construcción de la nueva sociedad.

Muchas de esas nobles y bravías guerreras, a lo largo de la historia lucharon hombro a hombro con los hombres incluso disfrazadas de hombres, para no ser expulsadas de las tropas, y así tenemos casos como en Alemania (RDA) Clara Zetkin, 4 de julio de 1857 fue una política socialista alemana muy influyente, así como una luchadora por los derechos de la mujer; Rosa Luxemburg o Róża Luksemburg, más conocida por su nombre castellanizado Rosa Luxemburgo, fue una teórica marxista de origen polaco, filósofa, política y revolucionaria que militó activamente en el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), hasta que en 1914 se opuso radicalmente a la participación de los socialdemócratas en la I Guerra Mundial, por considerarla un “enfrentamiento entre imperialistas”. Integró entonces el grupo internacional que en 1916 se convirtió en Liga Espartaquista, grupo marxista revolucionario que sería el origen del Partido Comunista de Alemania (KPD).

Para el caso de Colombia, en plena época de la conquista la Cacica Gaitana fue una de las primeras mujeres rebeldes en suelo patrio (indígena que cansada del oprobio español y tras la el atroz asesinato de su hijo, logró reunir más de seis mil personas para resistir la barbarie española).

Ya en la época de la colonia las mujeres participaron activamente en las tertulias literarias, intervinieron en la sedición contra el gobierno español, colaboraron con las guerrillas y con el Ejercito Libertador como correo, espías y divulgadoras de las ideas; entregaron a sus hijos para la guerra en el ejército patriota y, en la misma forma, acompañaron en numerosos casos a sus hombres en las campañas libertadoras. Se destacan entre otras heroínas: Manuela Beltrán (Participo en la revolución de los comuneros; El 16 de marzo de 1781, Lideró el motín contra los impuestos mercantiles establecidos por el regente Gutiérrez de Piñeres (1781), Agueda Gallardo (arrebato el bastón de mando, símbolo del poder conferido por el rey, al corregidor Bastús, y lo rompió en un acto de denotada rebeldía, el 4 de julio de 1810), Policarpa Salabarrieta – La Pola (Participo en la organización de el grito de independencia del 20 de julio de 1810, fue apresada en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, juzgada en consejo de guerra el 10 de noviembre de 1817 y fusilada el 14 de noviembre en la Plaza Mayor de Santafé de Bogotá), Mercedes Abrego, (durante la guerra de la Independencia, colaboró con los ejércitos republicanos que lucharon en el valle de Cúcuta, contra las tropas españolas) y Manuelita Sáenz (Patriota ecuatoriana, que Promovió activa y beligerantemente la independencia del territorio suramericano y que sufrió por su efímera homogeneidad política).

La lucha de antaño de las mujeres por el reconocimiento y en consecuencia el ejercicio de derechos fundamentales como la igualdad, la libertad, la dignidad y hasta la vida, sumados a derechos sociales y culturales como la educación y la salud, al igual que al ejercicio de los derechos políticos los cuales fueron reconocidos en Colombia solo hasta 1970, cuando millares de mujeres pudieron votar, elegir y ser elegida. Nos deben llevar a una reflexión sobre los cambios que se han logrado, el camino andado, y los cambios que se necesitan para la sociedad, es decir el camino que nos falta por andar.

El Día Internacional de la Mujer ha adquirido una nueva dimensión mundial para las mujeres de los países desarrollados y en desarrollo. El creciente movimiento internacional de la mujer ha contribuido a que la conmemoración sea un punto de convergencia de las actividades coordinadas en favor de los derechos de la mujer y su participación en la vida política y económica. El Día Internacional de la Mujer, insistimos, es cada vez más una ocasión para reflexionar sobre los avances conseguidos, exigir cambios y celebrar los actos de valor y decisión de mujeres comunes que han desempeñado una función extraordinaria en la historia de los derechos de la mujer y de los pueblos del mundo.

Hoy conmemoramos el día de la mujer obrera, campesina, estudiante, viviendista, negra, blanca o mestiza; la mujer que resiste y que combate; la misma que trabaja, estudia, enseña, educa, sana, cría y labra la tierra; la mujer desplazada, la que sufre los rigores del conflicto, la mujer desempleada, de la madre que padece extenuantes jornadas de trabajo para llevar alimento a sus hijos o terminar sus estudios. Esta es la mujer a la que hacemos llegar nuestro saludo y felicitación, porque es aquella mujer la que cumple un valioso lugar en esta patria que tanto nos duele y por la cual estamos dispuestos a continuar tejiendo lazos de hermandad y solidaridad, hasta que el sol salga para los mas, para los que se nos pretende ser negada la vida y se nos pretende ofrecer la muerte. Por eso al igual que la inmensa mayoría de colombianos con una postura crítica contra la falta de límites en la imposición de modelos políticos y económicos, siendo afectados por el escalonamiento y degradación del conflicto social y armado, en este día nos ratificamos en nuestra apuesta por tierra, salud, educación, justicia, democracia, igualdad, dignidad y paz y clamamos por la solución política del conflicto social y armado que vive nuestro país.

 8 de Marzo de 2012

 ¡Feliz día internacional de la mujer! Les deseamos a todas

Proceso De Unidad Popular Del Suroccidente Colombiano – PUPSOC