Archive for marzo, 2012


“La Historia no es mecánica porque los hombres son libres para transformarla”.

Ernesto Sábato

Marzo 29 de 2012

Con el anuncio la liberación de los prisioneros de guerra en poder de las FARC-EP, para el dos y cuatro de abril de los presentes, y con la imposibilidad demostrada para vencer militarmente a la insurgencia, el Estado colombiano debe pensar seriamente en abrir las puertas de dialogo y negociación para buscar una salida política que conjuren el conflicto social-armado interno.

El acto humanitario de la liberación de diez prisioneros, por parte de la guerrilla insurgente, es un gesto que no pasa desapercibido; los prisioneros que se pondrán en libertad fueron literalmente olvidados por el Estado colombiano por más de una década, periodo en el cual las FARC-EP demostraron capacidad militar no sólo para mantenerlos cautivos sino para sostener innumerables combates con las fuerzas regulares e irregulares al servicio del Establecimiento. La liberación, a la que el gobierno de Santos le ha puesto innumerables talanqueras, constituye una nueva oportunidad para enrutar al país hacia un proceso que culmine con la tan anhelada paz para los colombianos.

En Colombia el conflicto, entre el Estado colombiano y las FARC-EP próximo a cumplir medio siglo de confrontación, se debate en medio de fuerzas poderosas que se han opuesto sistemáticamente a logro de la paz, es así como el conflicto social esta empantanado en el plano netamente militar. El gobierno de Santos (lo mismo que el de Uribe) ha pretendido crear la ilusión de una guerrilla derrotada; pero a pesar de la desproporción armamentística y numérica de las fuerzas militares frente a las fuerzas insurgentes, a la combinación estatal de todas las formas de lucha (legales e ilegales) y al apoyo económico y militar norteamericano la ilusión no se acerca para nada a la realidad. Claramente se ve que seguir insistiendo en la solución del conflicto social por la vía militar es racionalmente estúpido y un desgaste económico y humano innecesario.

No hay en la memoria de la humanidad la solución de un solo conflicto que se haya realizado de la noche a la mañana y sin percances. Cuando las FARC-EP, en la década de los 80 iniciaron un proceso para alcanzar la paz y se lanzaron a la plaza pública el Estado colombiano reacciono asesinándoles a más de un millar de líderes y sin embargo esa guerrilla volvió a sentarse a dialogar con el Estado en repetidas oportunidades como en el Caguán. Ahora, la liberación de la totalidad de prisioneros de guerra y la proscripción de la privación de la libertad de civiles en forma definitiva es el gesto más importante de los últimos tiempos realizado por la insurgencia y el Estado inteligentemente no debe dejar pasar estos momentos para abrir la puerta a un proceso de paz.

La guerra interna que se libra entre las fuerzas rebeldes y el Estado es el resultado de una sociedad injusta organizada de tal forma que privilegia a un puñado de “hombres de bien” para que exploten a millones de colombianos, es el resultado del accionar ilegítimo de un Estado que protege a terratenientes, banqueros, industriales y grandes comerciantes, convirtiendo a Colombia en uno de los países de mayor desigualdad social del Orbe. Es esta situación concreta la que produce y reproduce la guerra, y es allí a donde debe apuntarse si se quiere encontrar solución al conflicto.

Los gestos de paz que debe dar el Gobierno en cabeza de Santos no pueden seguir siendo el montón de frases hueras sin contenido material, los gestos de paz que exigen las mayorías desposeídas apuntan a la solución de las causas que históricamente dieron origen al levantamiento armado de las FARC-EP. El Estado colombiano está en mora para dar verdaderos gestos de Paz y los famosos representantes de la “sociedad civil” deben sacrificar buena parte de sus cuantiosas fortunas para el alcance de este propósito.

 COORDINACIÓN DEPARTAMENTAL CAUCA

PROCESO DE UNIDAD POPULAR DEL SUROCCIDENTE COLOMBIANO

Fuente: forjarunidad@gmail.com

Imagen tomada de: http://www.teinteresa.es/politica/defensa/Tropas-georgianas-EEUU-maniobras-conjuntas_0_661134027.html

por Miguel Ángel Barrios (*)

Luego de los atentados del 11 de septiembre del 2001, los Estados Unidos reemplazaron a la Estrategia de Contención que devenía de la época de la bipolaridad, en relación al adversario comunista, por la Estrategia de la Guerra Preventiva, que consistía en anticipar unilateralmente, cualquier posible ataque a la Seguridad de los Estados Unidos, sin delimitar espacios geográficos, pero tampoco, sin especificar la naturaleza del enemigo y hasta donde llegaban los alcances del ambiguo concepto de “terrorismo”.

Esto condujo al mundo, a una situación de mayor inseguridad, porque el mayor poder global de la historia, y último, en la conceptualización de Brzezinski, tomaba como núcleo de su Estrategia Nacional, no a un enemigo, sino a una táctica de la violencia, ya que el terrorismo, en el fondo, más allá de sus matices y formas, es una táctica de la violencia con fines políticos.

El escenario geopolítico, se traducía en el enfrentamiento entre los EE.UU. y el llamado “mega terrorismo global”, en una dimensión ideológico-estratégica, pero en el plano militar, la invasión de los EE.UU. a Afganistán y a Irak, se transformó en un pantano para la mayor potencia militar de la historia, y se pasaba de la llamada Revolución de los Asuntos Militares o Guerras de Cuarta Generación -en esencia la aplicación de la informática a la interoperabilidad bélica- de la primera guerra del golfo de 1991, a las Guerras Asimétricas y de Contrainsurgencia en Afganistán -2001- y en la segunda guerra del golfo-2003-.

A tal punto, que Estados Unidos, a través del General de cinco estrellas, David Petraus, retoma la estrategia de la lucha contrainsurgente, y es el autor del nuevo Manual de Contrainsurgencia (2006) -EE.UU. no editaba un manual de contrainsurgencia desde Vietnam-. A pesar del prestigio en los EE.UU., que tomó la conducción del General Petraus de las fuerzas norteamericanas en el Golfo y luego en Afganistán, y de la reorientación estratégica luego de la aparente “victoria” arrolladora del principio, nos cuesta afirmar que los EE.UU. se hallen en una estadio de posguerra, por el contrario, la llamada “posguerra”, es un canal sin salida o un laberinto sin salida.

El 5 de enero de 2012, el Presidente Barack Obama y el Secretario de Defensa, León Panetta, presentan en el Pentágono, el Documento denominado “Manteniendo el liderazgo estadounidense”.

El prestigioso geopolítico norteamericano Michael Klare, sostiene que este Documento “aunque prevé un Ejército y un Cuerpo de Infantería de Marina más pequeño, propone poner mayor énfasis en las capacidades navales y aéreas especialmente aquellas orientadas a la protección y al control de las redes energéticas y comerciales. Si bien el Documento reafirmaba tibiamente los vínculos de EE.UU. con Europa y Oriente Medio, daba mayor importancia a reforzar el poder estadounidense en el arco que se extiende desde el oeste del Pacifico y el este de Asia hasta el Océano Indico y el sur de Asia” (Michael Klare, Recursos Naturales, Revista de Cultura. Bs As. 24 de marzo de 2012, pag.34).

En una rápida apreciación, este cambio de enfoque o reacomodamiento estratégico, pasa por una respuesta ágil a un contexto geopolítico en transformación.

Sin embargo, yendo más al fondo, el cambio de enfoque consiste y siguiendo la opinión de Klare, en la intención de los Estados Unidos, de perpetuar su supremacía mundial manteniendo su superioridad en los conflictos decisivos y en las zonas claves del planeta, es decir, en la periferia marítima de Asia, segur un arco que se extiende desde el golfo Persigo hasta el océano Indico, pasando por el Mar de la China y el noroeste del Pacifico. Para eso, el Pentágono va a dedicarse a conservar su superioridad, tanto en el aire y en el mar como en el dominio de la ciberguerra y de la tecnología espacial.

La presencia en Asia-Pacifico se proyectará y potenciará, y con ello, su poder de disuasión. Esta claro que el componente naval será favorecido -en particular los portaviones y flotillas- y sobre todo los aviones y misiles de última generación .En verdad, mientras que la fuerza total del Ejército estadounidense pasará en diez años, de 570 mil a 490 mil efectivos, Obama rechazó la idea de reducir la flota.

China, Irán y Corea del Norte, aparecen como adversarios potenciales en la nueva Política de Defensa, y EE.UU. no “descarta que adversarios como China utilicen medios simétricos -submarinos, misiles antibuques, ciberguerras- dice el Documento- para vencer o inmovilizar a las tropas estadounidenses” (Michael Klare.Idem).

Tokatliàn afirma, que a partir del 11 de septiembre hubo tres fases de la Política de Defensa de los EE.UU.

1. La Guerra Contraterrorista (Bush, h.)

2. La Guerra Contrainsurgente (final de Bush, h, y comienzo de Obama)

3. La readaptación de la Guerra Contrainsurgente, pero con aplicaciones operativas novedosas.

Existen dos elementos operativos que surgen con Obama en la tercera fase:

a) La actuación de las Fuerzas de Operaciones Especiales (Special Operation Forces, SOF) creadas en 1987 y encargadas de asesinatos selectivos, secuestros extraterritoriales y ataques por sorpresa.

b) El uso de drones en Asia -Irak, Afganistàn y Pakistán-. Los drones son vehículos aéreos no tripulados, de alta precisión.

“De la mencionada secuencia -contraterrorismo (Bush), contrainsurgencia (Bush-Obama) y contraterrorismo II (Obama), solo puede derivarse la idea de guerras perpetuas, por una parte, y el resentimiento de los afectados y la implementación de métodos aleves de todos los bandos en el contexto de conflictos asimétricos persistentes, por otra parte” (Juan Gabriel Tokatliàn. Un Premio Nobel de la Paz guerrero. Revista de Cultura de Clarin. Bs As. Pág. 22. 24 de Marzo de 2012)

Luis Alberto Moniz Bandeira abona fecundamente esta línea argumentativa. A mediados de 2010 los periodistas Karen De Young y Gerg Jaffe, del Washington Post, revelaron que la Special Operations Forces (SOF) de los Estados Unidos estaban operando en 75 paises, 60 más que al final de la administración de George W Bush y el Coronel Tim Nye, portavoz del US Special Operations Command, declaró que el número llegaría a 120. Estas cifras indicarían que el Presidente Barack Obama intensifico los shadow wars en cerca del 60 % de las naciones del mundo y expandió globalmente la guerra contra Al Qaeda, más allá de Afganistàn y de Irak, mediante actividades clandestinas de los SOF, en Yemen y en toda parte del Medio Oriente, África. E incluso solicitó un aumento del 5,7% en el presupuesto de las SOF para 2011 elevándolo a $ 6,3 mil millones, más un fondo de contingencia adicional de $3,5 mil millones en 2010. Sus contingentes en 2010 eran de 13.000 efectivos, operando en diversos países y eventualmente 9.000, divididos entre Irak y Pakistán”.

Sigue Moniz Bandeira: “Con este way of war, los Estados Unidos pasaron a emplear high-tech killing machines como los drones (UAV), aviones no tripulados y manejados a distancia por la CIA, que disparan misiles tierra-aire del tipo AGM-14 Hellfire o equipos del Joint Special Operations Command(JSOC) como el Navy SEALS/•3 para asesinar sumariamente y/o capturar (kill/capture) jefes de Al Qaeda y Talibanes en Pakistán, Afganistàn, Yemen, Somalia y en toda la Península Árabe. El número de civiles muertos por drones desde 2004 se situó solamente en Pakistán entre 2.347 y 2.956 de los cuales 175 eran niños más que militares. Cerca de por lo menos 253 ataques fueron ordenados por el Presidente Barack Obama. Y a comienzos de 2012, los Estados Unidos disponían de más de 7000 sistemas aéreos no tripulados (Unmanned Vehicle Systems), es decir los llamados drones, más de 12.000 en tierra hasta centenas de operaciones de ataques cubiertas y encubiertas en por lo menos 6 países.” (Luis Alberto Moniz Bandeira. Israel versus Iràn ¡Apocalipse now!, La Onda Digital. Montevideo, marzo 2012)

De lo expuesto, nos surge el interrogante, de cómo se manifestará en Amerita Latina y en particular en América del Sur, la nueva política de Defensa de los Estados Unidos, que como pudimos observar en forma nítida, mantiene dos constantes estratégicas: la concepción de la guerra perpetua como variable principal y como variable directamente vinculada a ésta, la guerra por los recursos.

Más aún, que a partir del 27 de enero de 2012 se ha designado un nuevo Comandante del Comando Sur, el General John Kelly, quién tuvo su mayor desempeño y experiencia en Irak.

Únicamente revitalizando una Geopolítica de la Reintegración en el camino de consolidar UNASUR vía el Consejo Suramericano de Defensa, podemos encontrar las estrategias adecuadas, para que no se nos precipite en un escenario futuro, sorpresas desagradables.

(*) Doctor argentino en educación y ciencia política, autor de varias obras entre ellas El Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica y Consejo Suramericano de Defensa. Desafíos Geopolíticos y Perspectiva Continentales.
Fuente: Entorno – boletín especial DECUBARTE - pica@cubarte.cult.cu
Imagenes tomadas de: http://latabernapoliticainternacional.blogspot.com/2008/12/eeuu-enviar-7000-soldados-ms-afganistn.html , http://www.dw.de/dw/article/0,,15655207,00.html

“Las ZRC hacen parte del camino para solucionar el histórico

problema de tierras de nuestro país.

 La efectiva reactivación de las ZRC con política

pública adecuada e inversión,

constituiría un paso adelante hacia el desarrollo rural,

la justicia social y la paz”

Lunes, 26 marzo de 2012

Las organizaciones campesinas unidas en la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC- reunidas en Corinto, Cauca, los días 22 al 25 de Marzo de 2012 declaramos que:

1. El Segundo Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina reunió y contó con la presencia activa de delegaciones de las las 6 ZRC legalmente constituidas en el país, así como de otros 16 procesos en zonas que ya solicitaron su reconocimiento legal o que están por solicitarlo y que vienen actuando legítimamente en la construcción de territorios campesinos. Este espacio fue acompañado además por diversas delegaciones campesinas de todo el país que se vinculan a este reto de exigencia de reconocimiento político y territorial del campesinado colombiano y sus propuestas de construcción de democracia y paz con justicia social, con una asistencia total de 2.150 campesinos y campesinas registradas.

2. Este proceso de organización del campesinado colombiano juntado en ANZORC ha logrado el reconocimiento del Gobierno en sus diferentes instancias, por lo que contamos con la presencia de la administración Departamental, de delegados de Despacho del Gobernador, de la Secretaría de Gobierno, de la Defensoría Regional del Pueblo, la Procuraduría Agraria -Ambiental y del Gobierno Nacional, de la funcionaria del Ministerio de Agricultura, Nubia García, del asesor del Ministro de Agricultura, Alejandro Reyes y del Incoder, encabezados por su Gerente General Juan Manuel Ospina y por la Subgerente de Tierras del Incoder, Jennifer Mojica.

3. El segundo encuentro nacional de ZRC y la ANZORC reconocemos los esfuerzos tendientes a reactivar las Zonas de Reserva Campesina realizados por el Equipo Nacional de ZRC, bajo la coordinación de la Subgerencia de Tierras del Incoder.

4. La forma como se desarrolló este segundo encuentro demuestra al gobierno colombiano, a la sociedad colombiana y a la opinión pública en general la legitimidad con que cuentan las políticas que el campesinado colombiano viene materializando para construir una nación más justa e incluyente. Destacamos la presencia de la Asociación de Cabildos indígenas del Norte del Cauca – ACIN, del Concejo Regional Indígena del Cauca – CRIC y la creación de un espacio de concertación entre las organizaciones campesinas, indígenas y afrocolombianas en el Departamento del Cauca para analizar y resolver sus diferencias territoriales en forma autónoma y soberana.

5.Este segundo encuentro del campesinado colombiano articulado en las propuestas de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC propone y crea con las instancias del Gobierno Nacional una mesa permanente de interlocución y concertación fruto del reconocimiento político a la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina- ANZORC-.

5. Reiteramos desde ANZORC, la necesidad de superar los obstáculos identificados hasta el momento para avanzar en el proceso de reactivación y constitución de nuevas zonas de reserva campesina, tal como lo consignamos en la carta abierta enviada al Presidente de la República Juan Manuel Santos con fecha noviembre 4 de 2011.

6. Las ZRC hacen parte del camino para solucionar el histórico problema de tierras de nuestro país, camino que es necesario recorrer de manera concertada entre el campesinado organizado y las instituciones del estado. Por lo tanto la efectiva reactivación de las ZRC con política pública adecuada e inversión, constituiría un paso adelante hacia el desarrollo rural, la justicia social y la paz.

Corinto, Cauca, Marzo 25 de 2012

Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC

Fuente: http://prensarural.org/spip/spip.php?article7788