“Análisis y perspectivas de los conflictos interculturales agenciados por el Estado colombiano en el Departamento del Cauca”

Popayán, 25 de septiembre de 2011

 El grado de dominación y explotación de los pueblos

es directamente proporcional al grado

de expropiación de su territorio

 Diferentes organizaciones del Departamento del Cauca preocupadas por la situación de absoluta desprotección e invisibilización  en que el Estado Colombiano ha puesto al Sector Campesino, nos reunimos los días 24 y 25 de septiembre con el fin de analizar la situación y desarrollar líneas de acción para el reconocimiento político, económico, jurídico y cultural del campesinado colombiano.

El capitalismo,… con toda su historia de andanadas sangrientas y legislaciones bárbaras, va detrás de las tierras y territorios, de las aguas, de las semillas, del conocimiento de los pueblos, de todas las riquezas de la naturaleza y del producto del trabajo de las gentes. A este proceso de expropiación  de las condiciones de realización del trabajo, se le da el nombre de  acumulación originaria, que no se refiere a una época remota, es un movimiento permanente del sistema, es elproceso histórico de disociación entre el productor y la propiedad sobre las condiciones de realización de su trabajo, que de una parte convierte en capital los medios sociales de vida y de producción, mientras de otra convierte a los productores directos, en este caso a los comunidades campesinas, indígenas y campesinos negros, en obreros asalariados del agro o en eslabones de las cadenas productivas.

 Dicho proceso implica momentos en que grandes masas de familias, hombres y mujeres se ven despojadas repentina y violentamente de sus medios de producción y de vida para ser lanzadas al mercado de trabajo como trabajadores libres y privados de todo medio de vida, que de acuerdo a las condiciones concretas de cada formación social presenta múltiples variables y diversos mecanismos de aplicación, allí encontramos las nuevas iniciativas puestas al servicio de la misma política, la revolución verde, las cadenas productivas agroindustriales, la neoaparcería, la gran minería, entre otras.

 Un informe de la ONU sobre el mal llamado desplazamiento en Colombia desde 1990, indica que el 90% de los desplazados, mejor dicho de los expropiados en Colombia, proceden del sector rural con el 3.4% que corresponde a indígenas y el 9,1% que corresponde a comunidades negras, tendríamos como conclusión que el 77.5% de los expropiados del campo colombiano son población campesina. El desplazamiento y la expropiación son una política del sistema del capital que aplican sus Estados contra los pueblos del mundo. Resultado de ello es que hoy en nuestro país 2.425 familias,  sean dueñas de más de 60 millones de hectáreas de las 114 millones del área total de la geografía continental colombiana. En el Cauca están en proceso de concesión para la explotación minera más de 2 millones de hectáreas con lo cual se ascendiente a 46millones en concesión para la gran minería de las 3 millones 90 mil que conforman el territorio Caucano.

 El Sector Campesino como ha dado en llamarse en Colombia, distinguiéndolo del Sector Indígena y del Sector Campesino afrodescendiente, es el más golpeado por las políticas de despojo y expropiación que ha aplicado el Estado Colombiano. Reflejo de ello es la Constitución Política de 1991, que pretendió mostrarse como un paso adelante en materia social y de reconocimientos, pero en la práctica auspició nuevas diferenciaciones en el seno del movimiento popular al reconocer solo a algunas comunidades indígenas y afrodescendientes como desposeídos susceptibles de tratamiento diferencial a través del concepto jurídico de discriminación positiva, reforzando la situación de marginal de los demás pobladores y comunidades del campo que se vieron no solo desprovistas de mejores garantías sociales sino también en competencia y conflictos con sus iguales del campo.

 El despojo, la expropiación y el aniquilamiento del pueblo colombiano se remonta  a los orígenes mismos de la conquista y de los orígenes de la República, a las formas de industrialización urbana  y se ha agudizado con la política de  “emprerización” del campo, la explotación de los recursos naturales  y la adecuación del territorio Colombiano a los intereses y condiciones de la economía  mundial y en particular de la crisis mundial del sistema capitalista, para el cual la economía parcelaria no solamente no es necesaria ni fundamental, sino un verdadero estorbo que es necesario extirparla a como dé lugar.

 Con base en estos postulados generales hacemos un llamado a todos los sectores sociales en especial a los que conforman los sectores de trabajadores en los siguientes aspectos:

1.    Hacemos un llamado a las comunidades indígenas, sus organizaciones y sus líderes, especialmente a CRIC, LA ACIN y AICO para detener con cordura histórica la política de discriminación positiva que viene aplicando el Estado Colombiano a su favor, convirtiéndolas en una más de sus víctimas, pues aunque aparentemente las beneficia, realmente los convierte en agentes funcionales de su política especialmente contenida en la Doctrina de la Acción Integral y recuperación social del territorio. Invitamos a abrir los espacios necesarios para gestar procesos de unidad entre campesinos e indígenas, donde la fraternidad, la solidaridad y la conciencia histórica sean el elemento cohesionador.

2.    La misma invitación hacemos a las comunidades negras, sus organizaciones y sus líderes porque sabemos que tienen claro que si no nos unimos nos hundimos.

3.       Los participantes del encuentro,  rechazamos la mercantilización que de la salud y la educación se viene haciendo en toda la geografía del territorio nacional, producto de las imposiciones y dictados que reflejan los intereses de clase de quienes las promueven e imponen. En este sentido convocamos a los sectores populares a confrontar estas políticas hasta hacer la realidad el disfrute pleno de estos derechos para todos y todas, pero por sobre todo para los más pobres y reafirmamos nuestra voluntad política de promover y participar de escenarios que nos permitan resolver los conflictos interétnicos suscitados y promovidos desde los gobiernos y sus diferentes instancias en la aplicación de la mal llamada discriminación positiva.

4.    Hacemos un llamado a la sociedad en general, especialmente a los medios de comunicación para que no sigan siendo cómplices silenciosos de las políticas de expropiación y despojo que se vienen aplicando al Pueblo Colombiano. Expropiación del Agua (Documentos Conpes), Expropiación de la carne vacuna, Expropiación de la panela ( Resolución 0779 de 2007), Expropiación de las Semillas Nativas(Dcto 1032 de 2006) expropiación del territorio por medio de las concesiones y explotaciones mineras y monocultivos.

5.    Hacemos un llamado al poder legislativo en su labor reglamentaria y de control político, al poder al ejecutivo para que en el progreso de la política de desarrollo rural, reconozca la economía rural campesina como fundamento de la soberanía alimentaria de la Nación.

6.    Hacemos un llamado a las altas cortes (Corte Constitucional, Corte Suprema de Justicia, Consejo de Estado), para que analicen profundamente las implicaciones que ha tenido el desarrollo jurisprudencial del principio de “discriminación positiva” en los territorios interculturales. Consideramos que este principio debe aplicarse a TODOS los ciudadanos que por su situación de vulnerabilidad, independientemente de su origen étnico se hallen en circunstancias de debilidad manifiesta.

7.    Hacemos un llamado tanto a las organizaciones campesinas como a las autoridades locales para que se abran todos los espacios legales y politicos que deben existir en las diferentes instancias de participación del campesinado.

8.    Hacemos un llamado a todas las organizaciones agrarias y populares,  a incidir ante organismos Multilaterales (Naciones Unidas, etc) para que sea aprobada la Declaración sobre los derechos del Campesinado Mundial.

9.    Las organizaciones presentes en el Encuentro, saludamos a los compañeros trabajadores petroleros del Campo Rubiales de Puerto Gaitán (Meta) y nos solidarizamos con su lucha y reivindicaciones.

Por ello, desde aquí hacemos un llamado a reafirmarnos este 12 de octubre en nuestro compromiso de continuar aunando esfuerzos por forjar una solida y duradera unidad popular en campos y ciudades, organizando nuestros sueños, levantado la voz de denuncia y protesta, alentando la movilización y la resistencia para proponer desde este y otros espacios de reflexión y acción, que el campesinado, comunidades indígenas, comunidades negras y todos los trabajadores y desposeídos luchamos por una nueva forma de comprender y hacer el desarrollo en contra de la miseria y el despojo, por el territorio contra el desarraigo y el desplazamiento, por nuestras identidades de pueblo y clase, contra la semántica y demagogia del poder, por la paz con justicia social, contra la guerra de la oligarquía y el pillaje del capital, en resumen, por la segunda y definitiva independencia.

Coordinación Agraria del Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano – Asociaciones de Trabajadores Campesinos de Zonas de Reserva Campesina de los Municipios de Corinto y Caloto – Asociación Pro constitución de Zona de Reserva Campesina del Municipio de Miranda – Asociación Campesina Municipal de Páez (ASCAMP) – Asociación de Trabajadores campesinos de la Zona de Reserva Campesina del municipio de Totoró (ASOCAT) – Asociación Campesina La Conquista, Municipio de Cajibío – Asociación de Trabajadores Campesinos del Cairo, Municipio de Cajibío – Asociación Nuevo Horizonte, Municipio de Cajibío – Asociación de Trabajadores y Campesinos del Municipio de Cajibío (ATACC) – Coordinación Campesina de Argelia – Coordinadora de Juntas Centrales de la Cordillera del Patía – Asociación Campesina de Inzá Tierra dentro (ACIT) – Proceso Campesino y Popular del Municipio de La Vega- Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria – (FENSUAGRO – CUT) – Sindicato de Pequeños Agricultores del Cauca (SIMPEAGRIC), Asociación Indígena “Avelino Ul” – Movimiento Sin Tierra Nietos de Quintín Lame – Asociación Regional Indígena por la Defensa de la Soberanía Alimentaria (ARISA) – Asociación Indígena Trabajadores de Pequeños Productores Agropecuarios AITPROA – Asociación para el Desarrollo Económico Indígena (ASDECOIN), Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación del Cauca (SUTEC) – Colectivo Audiovisual CAMAROTA – Coordinadora Estudiantil “TUTO GONZÁLEZ” – Red de Derechos Humanos del Suroccidente Colombiano  Francisco Isaías Cifuentes- Centro Cultural y Campesino de Mazamorras Municipio de Bolívar.

 Fuente: Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano

http://prensasurocc.wordpress.com/